History
Icon-add-to-playlist Icon-download Icon-drawer-up
Share this ... ×
...
By ...
Embed:
Embedded player size:
Embedded player preview:
Hoy se han rasgado los cielos
September 08, 2007 03:26 PM PDT

Hoy se han rasgado los cielos, Is 63,19
y del regazo divino Jn 1,16
al regazo de una Virgen Lc 1,31
el Señor ha descendido.

Hoy María deposita
sobre las pajas al Hijo, Lc 2,7
y entrega la Vida al mundo, Jn 14,6
que estaba de muerte herido. Rm 5,12

Eva se viste de gloria, Gn 3,15
exulta en el paraíso; Bar 5,1
hoy el Árbol de la vida Gn 2,9
ha dado el fruto benito. Lc 2,42

Y los ojos de Abraham
se alumbran porque lo han visto; Jn 8,56
Dios se goza en Isaac, Gn 21,6
el hijo de sus cariños. Mt 3,17

De las humildes aldeas Lc 2,8
acuden los pastorcillos,
corren con alas de amor, Ct 1,4
se postran como sencillos. Mt 2,11

El Espíritu, que es fuego, Ex 19,18
en Belén está encendido; Mt 2,2
el Espíritu, que es ósculo, Jn 20,22
a la Esposa ha enternecido. Cristo 1,2

¡Gloria a Jesús, el que es, Ex 3,14
el que era en el principio, Ap 1,8
el que ha posado su planta
para hacer nuestro camino! Amén. Lc 24,15

Te diré mi amor, Rey mío
September 08, 2007 03:21 PM PDT

Te diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizás con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío,
con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.

Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro Valle! Amén.

Nadie lo puede decir
September 08, 2007 03:15 PM PDT

Nadie lo puede decir,
y tenemos que decirlo:
Fuera de casa y poblado
en un pesebre ha nacido.
Y era Dios entre nosotros
el Niño que así ha venido.

Nadie lo puede pensar
estando en su sano juicio:
con la sangre de mis venas,
con mis risas y gemidos,
Dios ha querido formar
el corazón de su Hijo.

Nadie lo puede aceptar
si no acepta este prodigio:
que una mujer pobrecilla
en su vientre ha concebido
y sin dejar de ser virgen
la Madre de Dios ha sido.

Nadie se puede atrever
si él no se hubiera atrevido:
con besos de nuestros labios
le damos a Dios cariño;
que primero en nuestra carne
él nos dio su amor divino.

Nadie se puede ausentar
por verse pobre e indigno,
que fueron de los pastores
los primeros villancicos:
(Gloria a Dios en las alturas,
paz al mundo bien querido! Amén.

De Dios nace la gloria
September 08, 2007 03:13 PM PDT

(Segundas Vísperas de Navidad)

De Dios nace la Gloria y a Dios vuelve
y en el Hijo nacido está abrasando;
(oh mundo de dolor, bañado en fue¬go,
exulta y goza, limpio de pecado!

Gimes, lloras cual lloran los na¬cidos,
pero en el cielo, ¡oh Niño!, estás reinando,
y sin alzar la mano creadora
por tu poder el orbe va girando.


Dios y el hombre se juntan en tus venas,
un solo corazón y tierno abrazo;
las pajas nos anuncian las espinas,
y la estrella, la luz tras el Calvario.

Esa vida que surge en oleada
desde tus ojos seca nuestro llanto;
los videntes de Dios, a ti inclinados,
a ti, Inmortal amado, te adoramos.

Hoy es fiesta celeste y fiesta nuestra
por el Verbo Emanuel, Dios humanado;
la tierra se ha hecho cielo, Dios la habita
y el cielo se abre al Hijo y los hermanos.

Inunde la alabanza y la alegría
el misterio divino que cantamos:
(oh Cristo todo santo, bien perfecto,
eternamente seas alabado! Amén.

De los collados eternos
September 08, 2007 03:11 PM PDT

(Para los Laudes matinales)

De los collados eternos
llega, radiante, el Esposo;
bello cual rocío, bello,
cual rocío luminoso;
antes del alba engendrado,
hoy muestra su santo rostro.

Ya ha entrado en la casa virgen
el Emanuel silencioso;
la vida le da María
y el resplandor de los ojos;
ya tiene el Esposo nombre
para el amor y el coloquio.

Vedle venido del Padre,
contempladle todo hermoso,
Esposo de pecadores,
hombre sin mancha de lodo,
el Hijo que diviniza
al contacto de su gozo.

Mirad la sala nupcial:
tullidos, ciegos y sordos,
y él entra vivificante
y basta su cuerpo solo;
la criatura es esposa
de Dios en cuerpo amoroso.

¡Honor al Hijo del Rey
con los cánticos sonoros!
¡Oh Cristpo, talle divino
con gemido doloroso,
alegres te bendecimos,
deseado, bello Esposo! Amén.

Oh Padre, cuyo nombre es santo
September 08, 2007 03:07 PM PDT

(Para la medianoche)

Oh Padre, cuyo nombre santo
es ser y vida en nuestro pecho,
para cantar el divino Nacimiento
hoy con el Hijo volvemos a tu seno.

Oh Padre nuestro de los cielos,
delicia toda de tu Verbo;
hoy has llegado a tus hijos peregrinos,
Padre de amor, Padre nuestro verdadero.

Oh Padre, casa de plegaria.
reposo y paz de los deseos,
todo comienza si empiezas a pensarlo,
todo fenece si dejas de quererlo.

Oh Padre, nace el Unigénito,
primer y eterno pensamiento;
si no engendraras al siempre deseado,
fueras tú Padre sin vida, siempre muerto.

Oh Padre, cuna de la tierra,
escucha, mira, Padre bueno;
todos te anhelan, te buscan, ya encontrados,
porque llevamos el germen de tu Verbo.

Oh Padre, gracia, lumbre, gloria,
de ti y del Hijo espira el Beso,
oh Trinidad, oh destino para siempre,
oh Jesucristo, nacido en nuestro suelo. Amén.

En el principio de todo
September 08, 2007 02:55 PM PDT

En el principio de todo
cuando la tierra no era,
era en el seno del Padre
la Palabra verdadera.

Y dijo Dios poderoso,
amando, palabras ciertas,
y fue la luz y fue el hombre,
y en el hombre era su huella.

Vino la Nube al desierto,
se hizo la voz al Profeta;
pregunta si un pueblo tuvo
sus dioses nunca tan cerca.

Pero la Voz amorosa
se ha hecho carne concreta,
y entre nosotros el Verbo
hoy ha clavado su tienda.

Hoy nace humana la Gloria,
cobijada en una cueva;
hoy pisa historia sangrienta
la paz que del cielo llega.

Da fruto la rama virgen,
María de gracia llena;
ungidos del ser divino
por ella los hombres quedan.

Adoremos, alabemos
la ternura y la grandeza.
¡Gloria a ti, dios encarnado,
gloria a Dios, paz en la tierra! Amén.

Brotó de ti la gracia y la hermosura
September 08, 2007 02:49 PM PDT

Brotó de ti la gracia y nuestra vida,
oh Virgen, manantial de toda dicha,
cuando igual que la madre primeriza
fuiste madre con gritos de alegría.

Vinieron a la cuna con espadas,
quisieron al amor matar con armas;
¡Madre, basta de sangre derramada,
muera en Belén el odio y la venganza!

Huyes salvando al Hijo fugitivo
y un pueblo de paganos brinda asilo;
¡míranos juntos, Madre de oprimidos,
somos todos los pobres del exilio!

Mujer de aldea y Madre de los hombres,
mujer de grandes gozos y dolores,
¡cómo esperan de ti los corazones,
porque eres la más pobre de los pobres!

El Rey de paz te acoge, en ti se goza,
y en tu virginidad sella su gloria;
¡cante el mundo y la Iglesia deseosa
al Señor que de gracia te corona! Amén.

Escucha, casa de David
September 08, 2007 10:20 AM PDT

(Adviento, Domingo IV)

Escucha, Casa de David:
La Virgen pura se halla encinta;
Dios la acaricia y la fecunda
y la hace Madre de la vida.

La Virgen grávida nos lleva
en el secreto de su dicha;
la Virgen fiel nos abre ruta
por su obediencia de discípula.

Espera en calma la agraciada,
con ella el mundo se arrodilla;
levante el pobre la mirada,
con ella pide la venida.

Nacido en tiempos sin aurora,
el hijo espera con María.
(Oh Dios de amor, nuestra esperanza,
cambia tu espera en parusía!

(A ti, Jesús, Hijo esperado,
aparecido en nuestros días,
con santo júbilo cantamos!
(Ven en tu reino, ven de prisa! Amén.

Alégrate, Sión entristecida
September 08, 2007 10:09 AM PDT

(Adviento, Domingo III)

Alégrate, Sión entristecida,
que ya se fue la pena, ya no existe;
la vieja historia atrás queda vencida
y se hace carne la promesa firme.

Mendigo del camino, ciego y solo,
confidente de sombras donde vives,
cierra la mano y abre la mirada,
tuyo es el Sol que viene, mira y ríe.

Sordos y mudos, hombres sin palabras,
marginados por fuerza del convite,
escuchad el rumor del que se acerca,
quede suelta al lengua, bendecidle.

Algo pasa en la tierra, que se siente,
el hombre se alboroza en sus raíces.
(Vendrá! (Ya llega intrépido y hermoso
el santo de prodigios invencible!

Éste es el señalado desde antiguo;
ocultaba su faz tras los que gimen,
era su gozo germen de la risa

y su espera anhelo irresistible.

(Bendito el que se acerca, deseado,
cual ninguno fuera en nuestra estirpe;
los ciegos te contemplan, rey Mesías,
y tú, Jesús, gozoso, nos recibes! Amén.

Previous Page  |  Next Page